Los secretos de la motivación

Viernes, 10 de julio de 2015 Sin comentarios

Cuanto más se escribe y se lee sobre motivación, uno se puede dar cuenta de que la motivación es cualquier cosa menos complicada. Hay numerosos consejos, tácticas y estrategias que se pueden seguir para tener éxito a la hora de motivarse, pero al final, todo se basa en dos cosas.

motivacion

Y son dos elementos tan descriptivos por si solos, que después de leerlos puedes no seguir con el artículo. El primero es que las cosas tienes que disfrutarlas y el segundo, es que hay que pensar y recibir pensamientos positivos. De todos modos, te recomendaría seguir leyendo para aprender a cómo utilizarlos.

Es motivación, no disciplina.

Mucha gente decide marcarse una férrea disciplina para crear hábitos que les lleven a conseguir sus metas, aunque es muy probable que acaben abandonando dicha disciplina. Y eso es porque por lo general, la idea de disciplina es más una ilusión que una realidad.

La realidad, es que cuando se dice que alguien es disciplinado para conseguir sus metas, suele significar que han encontrado la motivación necesaria para conseguirlas. Por ejemplo, un militar. Por norma general son gente que tiene que madrugar, hacer la cama y comenzar una serie de agotadores ejercicios bajo una férrea disciplina día tras día, sin lugar a la queja.

Pero más que disciplina, es porque el cumplir con todas sus tareas, acaba traduciéndose en que sus superiores lo consideren un soldado ejemplar. Recibe pensamientos positivos de su gente lo que le empuja a seguir hacia adelante.

Y gracias a ello, también acaba convirtiéndose en un placer para él, ya que el mantenerse en forma y mantener las cosas en orden acaba por suponer una gran satisfacción personal. El soldado acaba disfrutando el tener madrugar y realizar sus ejercicios. Se siente bien con su trabajo y lo disfruta.

Así que al final, la disciplina no es algo que le acabe llevando a cumplir sus metas, sino que en el fondo, son los dos secretos en los que basa la motivación los que le empujan a conseguirlos. El pensamiento positivo y el disfrutar de lo que se hace.

Hábitos que pueden ayudarte cuando estás a punto de darte por vencido

Viernes, 3 de abril de 2015 Sin comentarios

No soy de las personas que dicen que uno nunca debe darse por vencido.

No, en absoluto, a veces la retirada puede ser la decisión correcta. Sin embargo, no soy de abandonar prematuramente los objetivos o los esfuerzos del pasado, y tirar todo por la borda, debemos proceder correctamente. Cuando estés a punto de darte por vencido, persiste, sobre todo para asegurarte de que no fue por falta de dedicación o compromiso que no alcanzaste los objetivos.

Hábitos que pueden ayudarte

Algunos días son extraordinarios y lleno de inspiración. Algunos días son lo mismo que muchos otros, guiados por la rutina. Y en algunos días se puede sentir en el estado de ánimo de abandonar. En estos días tienes que esforzarte por usar tu conciencia y alejarte lo más posible de este sentimiento paralizante, lo que puede reflejar sabiamente sobre el enorme impacto de retirada pueda tener en tu vida.

A continuación te presento hábitos que pueden ayudarte a mantenerte firme o para cambiar de dirección en días difíciles:

1 – Establece expectativas realistas

Establecer expectativas realistas y no contaminadas, sobre todo, no teniendo en cuenta la publicidad que promete resultados rápidos y sin esfuerzo. Asegúrate de que no eres demasiado perfeccionista. Escucha a la gente que sabe cómo funcionan las cosas y lo que pueden decirte que serán de utilidad para que seas más experto y por lo tanto te mantengas firme. Probablemente no tengas un modelo exacto. Pero las cosas que la gente puede decirte personalmente o por medio de libros, conferencias, cursos y blogs creíbles pueden ser una gran orientación.

2 – Recuerda por qué estás haciendo lo que te has propuesto

Es fácil perder el enfoque en la ajetreada vida cotidiana. Pero tratar de recordar las razones que te llevaron a esta decisión o desafío. Tal vez:

  • Apoyar y proteger a tu familia.
  • Vida más saludable y para que puedas ver crecer a tus hijos.
  • Disfrutar de las cosas buenas de la vida y explorar cosas nuevas.
  • Tener una mejor imagen para sentirte bien contigo mismo.
  • Asumir tus responsabilidades y sentirte uno mismo.
  • Dedicarte más a trabajar para conseguir dinero extra.

Así que cada vez que sientas el deseo de rendirte, recuerda tus poderosas razones para justificar el esfuerzo de permanecer fiel a tus metas.

3 – Recuerda: las cosas se ponen más difíciles antes de mejorar

Cuando tu objetivo es exigente, o te enfrentas a obstáculos para tu vida, es importante entender que el proceso puede ser doloroso y agotador. El resultado que puedes tener es la percepción de que la lucha está siendo vergonzosa y que el esfuerzo está siendo inútil. Mantén tu fatiga y resiste la frustración por lo que puedes retirar el beneficio de toda tu dedicación. No siempre el retorno ocurre inmediatamente.

4 – Mira el problema desde otra perspectiva

Si nos fijamos en los contratiempos y obstáculos como fracasos, se coloca en el camino de la retirada. La mejor estrategia es tratar de entender lo que funciona y también lo que no funciona. Continúa haciendo las cosas que funcionan y analiza nuevos enfoques en los que no tienen éxito o que en repetidas ocasiones no tienen ningún efecto. No te concentres en el fracaso, pero si en la solución. Haz algo que no se ha hecho antes. No renuncies a tu objetivo, intenta un acercamiento desde una perspectiva diferente.

Categories: Miedos, Superación Tags:

Formas de alcanzar tus objetivos

Martes, 3 de marzo de 2015 Sin comentarios

Cuando hablamos de alcanzar objetivos, podemos hacer referencia tanto a objetivos a corto plazo, como a mediano o largo plazo. Desde terminar una carrera universitaria, comprar una casa, hasta ir al gimnasio, o hacer los deberes de la escuela. Todo cuenta y el objetivo en sí no es lo que aquí importa, sino lo que te mueve a lograrlos.

formas de alcanzar los objetivos

La pereza, la desmotivación, el cansancio, los miedos, el aburrimiento, o las distracciones, son muchas veces las grandes causantes de que tus objetivos se vean truncados y no puedan ser concretados a tiempo. A veces sentimos que tenemos que hacer un enorme esfuerzo para centrarnos y no desviarnos del camino. Algunas personas sufren mucho este inconveniente hasta tal punto que rara vez pueden conseguir sus objetivos y sentirse realizados, o al menos con la satisfacción de haber llegado a la meta.

Vamos a ver algunos puntos clave que interfieren en este proceso y de qué manera podemos mejorarlos para que nos jueguen a favor y no en contra.

Tener el objetivo presente

Esto es fundamental: si ponemos como objetivo terminar una carrera universitaria, entonces nos será de gran ayuda pensar en aquello que conseguiremos, en cómo cambiará nuestro futuro, preguntarnos qué nos llevó en un principio a comenzar eso y volver a repasar todo aquello que nos gusta y no beneficia o nos beneficiará en un futuro. También es bueno pensar en qué sucede si no lo logramos.

Ponte metas cortas y alcanzables

Las metas imposibles nunca son una buena idea: si tu objetivo es comprarte una casa, no te propongas ahorrar sumas enormes que jamás alcanzarás, sino que será mejor ir de a poco, aunque no implique un gran avance, siempre es mejor poco pero seguro, antes que ponerte una meta muy grande y no poder cumplirla. Por eso, si tu objetivo es comprar la casa, entonces tu objetivo a corto plazo será por ejemplo ahorrar “X” cantidad de dinero en “X” cantidad de meses.

No te engañes a ti mismo

A veces nos convertimos en nuestros propios enemigos engañándonos con excusas como por ejemplo “no tengo tiempo”, “estoy muy cansado”, “mañana lo haré” que muchas veces, no son del todo ciertas. Si nuestro objetivo es una de nuestras prioridades, entonces siempre podrás organizarte para dedicarle aunque sea unos minutos, que siempre será mejor antes que nada. Las energías muchas veces vienen de la acción, por lo tanto si para activarte estás esperando a tener energías o “inspirarte” entonces seguro que nunca lo conseguirás.

Rodéate de personas inspiradoras

Las influencias a veces son muy fuertes, por eso te ayudará mucho rodearte de personas que comprendan tus objetivos, que te apoyen y que también estén en busca de aquello que quieren lograr y se esfuerzan. Cuando estamos en un grupo que comparte ciertas metas, las cosas fluyen mucho más fácil.

Categories: Productividad, Superación Tags:

Cómo resolver el problema de la ansiedad al hablar en público

Domingo, 11 de enero de 2015 Sin comentarios

El miedo a hablar en público es la más común de todas las fobias. Es una forma de ansiedad de ejecución en la que una persona se preocupa demasiado por verse visiblemente ansiosa, tal vez incluso por sufrir un ataque de pánico mientras habla. Con el tiempo, la gente trata de protegerse a sí misma, ya sea evitando hablar en público o luchando contra la ansiedad del habla. No obstante, de esta forma sólo logran auto engañarse y hacen del miedo a hablar en público una situación más crónica y perjudicial.

Ansiedad al hablar en público

Existe el caso de algunas personas combaten este miedo a través de la “evitación”. Por ejemplo, eligen cursos o clases universitarias de manera que les evite hablar en público, en lugar de tomar las que realmente desean. En el trabajo, evitan ser promocionados y todas las tareas que les requiera hablar. El miedo a hablar en público puede incluso conducir a la gente a elegir una carrera que no es de su agrado para evitar hablar en público, este sucede muy a menudo con las personas que han sido temerosas a hablar en público desde una edad muy joven.

Otros no van tan lejos, pero se hacen grandes esfuerzos para evitar hacer presentaciones, o incluso tener que hablar en una reunión. Pueden llegar deliberadamente tarde, con la esperanza de perder las presentaciones.

Ansiedad al hablar en público

Muchos otros, valientemente, aceptan una misión y se animan a dar un discurso cuando es importante para su carrera, tratan de encarar estas situaciones sin sentir miedo. Se centran en lo que sienten, y no en el mensaje que deben entregar con su discurso. Este suele ser el caso de las personas cuyo miedo a hablar en público se desarrolló más tarde en sus vidas. Cuanto más éxito obtienen en su carrera, más están llamados a compartir su experiencia con grupos de personas, por lo tanto, se vuelven personas cada vez más ansiosas.

El truco para superar el miedo

El miedo a hablar en público se basa en el mismo truco del pánico como en otros miedos y fobias. Naturalmente, la gente quiere deshacerse de la ansiedad de hablar en público antes de que se les exija hablar más. No obstante, se dejan engañar con el uso de métodos que en realidad hacen que el miedo a hablar en público sea más fuerte, y persistente con el tiempo.

Pruebe este ejercicio

Piense en las cosas que hace durante un discurso, o una breve introducción, en un esfuerzo para sentir menos miedo. ¿Qué tipo de esfuerzo realiza para controlar su miedo a hablar en público?

Tome dos minutos. Escriba todas las respuestas que se pueda imaginar, luego revise su lista e identifique exactamente cómo piensa que estas medidas ayudarán a superar el miedo a hablar en público. Escriba sus respuestas y medite sobre ellas, verá como irá perdiendo el miedo de forma gradual al haber identificado claramente la raíz del mismo.

Cómo superar tus propios miedos y obstáculos en la vida

Martes, 23 de diciembre de 2014 Sin comentarios

He aquí un gran secreto espiritual: la única vez que “fallamos” en cualquier cosa en nuestras vidas es cuando por error alejamos de lo que nos ha desafiado antes, permitiendo que nos enseñe sus caminos secretos.

Superar miedos y obstáculos

Imaginemos que queremos aprender una nueva aptitud, por ejemplo, digamos que nos gustaría saltar vallas altas (algo muy parecido a la vida real, ¿no?). Tal vez compremos un libro de instrucciones o quizás vayamos a ver cómo los atletas compiten en la pista. Un buen comienzo sin duda, pero al final tenemos que aprender sobre la marcha; tendremos que saltar para nuestra propia cuenta. Nuestros primeros intentos para navegar sobre el cañizo suelen fallar. Más que probablemente, nos estrellamos! Y sabemos que perdimos la referencia debido a que estamos en el suelo, por lo tanto nos levantamos e intentamos de nuevo. Tal vez intentamos correr a una velocidad diferente, o trabajamos para mejorar el momento de nuestro salto. Y esto nos ayuda a progresar porque cada vez que nos acercamos a la meta, hacemos cambios. Nos hemos dado cuenta de que parte de lo que se necesita para tener éxito requiere que nos desprendamos de lo que no ha funcionado en nuestro enfoque.

Este es el punto: las mismas leyes que nos ayudan a aprender cómo eliminar obstáculos en una pista (o en cualquier otro lugar en la vida) también se aplican a aquellos casos cuando tratamos de elevarnos por encima de nosotros mismos. Dar el salto a la vida superior que nuestro corazón anhela comienza con reconocer y liberar las partes de nosotros que nos mantienen estancados o no nos dejan salir adelante.

Pongamos un ejemplo: cada vez que afrontamos momentos familiares difíciles o u estado recurrente de estrés, necesitamos dar la bienvenida a lo que estos momentos nos pueden enseñar acerca de nosotros mismos. Claramente, nuestro dolor en estos momentos es evidencia de que nuestras respuestas anteriores a crisis similares fueron inadecuadas. Estar todavía chocando contra estos viejos obstáculos demuestra que nuestras respuestas anteriores ya no nos sirven. Debemos dejarlos ir, ya que no nos dejarán continuar creciendo, es por esto que los sabios ven las crisis de la vida como un “encuentro cercano de clase verdadera”, lo que nos lleva a la lección principal:

Nunca nos daremos cuenta de qué alturas podemos alcanzar en la vida hasta que dejemos de culpar a la realidad de lo que nos sucede a medida que avanzamos a través de ella. Esta ruptura deliberada con el “juego de la culpa” es el primer salto, especialmente en lo que respecta a estrellarse dos veces en el mismo lugar en la vida. A pesar de las apariencias, nuestro dolor no se debe a que la vida ha puesto el obstáculo demasiado alto; no, se debe a que sólo tememos y empezamos a juzgarnos a nosotros mismos cuando no somos capaces de aprender la lección en el dolor, que es algo que tenemos el poder de hacer. Una vez que la lección se aprende, ¿dónde está el obstáculo o nuestro dolor? Detrás de nosotros! El descubrimiento de la verdad por nuestra propia cuenta nos ha llevado a saltar e ir más allá del obstáculo que teníamos en frente.

Categories: Superación Tags: